… Más historias Eróticas…

Has hecho esto antes, me refiero a meter un casi extraño en tu cama.

Me acarició la polla, la beso y se la metió en la boca, le acaricie el pelo. Teníamos tres horas por delante para volver a follar. Así estuvimos casi hasta las ocho que llegaba el marido, yo salí de su casa a las 7,50,hecho polvo de tanto follar, pues me la folle en su cama, en el salon, cocina, etc, al salir me encontré con el marido, porque me lo encontré en el relleno de la planta y mire y entro en casa de Carmen ya la tenia folladita jaja.

Se tapó ligeramente los pechos, supongo al intuir que era lo que yo miraba. Creo que sí, aunque solo nos hayamos visto unas cuantas veces, en la sucursal del banco. Juan Antonio, pero tutéame, ahora no estamos en el banco. Pues lo mismo que mi amiga y yo. Que tal, Juan Antonio. Bien y tu Carmen , dije con cierta mordacidad.


  • Follar en la playa.
  • Polvo en la playa con mi marido | RELATOS PORNO.
  • ofertas de empleo en valladolid.
  • sexo casero colombia?
  • Sexo en la playa.

Bien tostandome , dijo volviéndose a tumbar. Vale, ahora mismo vengo ,dije emprendiendo la marcha. Bueno creo que me daré un baño , dije volviéndome a levantar. Bueno, me voy a sentar en una mesa del bar — dije tragando saliva. Ya vas a comer dijo Begoña. No solo voy a tomarme una cerveza y una tapa para hacer tiempo hasta la comida. Dio un grito Begoña. Entonces todo resuelto, dentro un rato vamos para allí dijo Carmen.

Ya estamos aquí , dijo Carmen. En principio, nada había pensado salir a dar una vuelta. Si claro, a las nueve estaré allí. Begoña había dejado sus cosas en su vehículo y se acercaba a nosotros. Me estaba despidiendo, bueno Juan Antonio hasta otra , dijo nos dimos un beso en la cara. Se marcharon hablando. Nada, quedarme en casa, estoy algo cansada , dijo Carmen. Se metieron en el coche, imagine que Rafa era el marido de Begoña.

Estas impresionante , dije al subirse al coche. Gracias , dijo sonriendo. Nos dimos un par de besos en las mejillas. No te rías, imagínate que me ve otra persona ,dijo sonriendo también. Vale, pero te informo que no soy un buen bailarín. Pero yo sí, se quedó pensando ,tengo 39 años, y hace años que no entro en una disco. Era la primera vez que me hizo pensar en la edad. Entramos, nos dirigimos a un rincón.

Si, y tu ron-cola , dijo sonriendo. Si, voy a por un par de ellos. Unos minutos después Carmen venía hacia mí, se sentó junto a mí. Celoso ,dijo sonriendo.

Relato de Sexo en la playa | Marqueze

No te quitan los ojos de encima — dije refiriéndome a los tres jóvenes. Deja que se calienten , dijo. Recordando cuando yo tenía sus años pensé que debían tener un buen calentón en su paquete. Si como crees que lo podemos hacer , dijo. Déjame hacer veras lo que diviertes — le dije. Quiero comerte la polla ,me dijo al oído. Aquí no puede ser — dije. Ella misma volvió a meterme la polla en el pantalón. Mejor , dije. Yo espero no tenerlo que hacer, al menos yo solo,aunque no tengo aqui a mi mujer jaja.

Métemela, quiero sentirte dentro , su respiración era entrecortada. Acelere el ritmo, sentí como se estremecía su cuerpo al alcanzar el orgasmo. No dije nada, seguí empujando. La siento grande y dura dentro de mí , dijo Carmen.

Polvo en la playa con mi marido

Empezaba a notar el cansancio. Empiezo a sentirme cansado. Cambiemos de postura. Vale, montare a caballo dijo ella.

Una noche de sexo en la playa

Acaricie sus pechos, y pellizque sus pezones, ella dio un grito. Buenos días — dije. Buenos días , dijo Carmen. Desnuda y jodida ,dijo sonriendo. Cerca de las once — dije. Mi marido , dijo dando un salto para levantarse. Se puso la falda y la blusa.

Iniciar sesión

En el coche , dije. Llévame a casa, allí me duchare ,dijo. La lleve a casa. Toma tu ropa , refiriéndome a sus bragas y sujetador. Pero qué has hecho , dijo Begoña.

Navegación de la entrada

No te lo puedes imaginar. Begoña me miro a mí, y miro mi mano que llevaba las bragas y el sujetador de Carmen. Me voy a duchar, bueno nos vamos a duchar — dijo Carmen. Me desnude, y me acerque a ella. Métemela, toda, la quiero toda dentro , dijo entre jadeos.

Relatos Eroticos Sorpresa en la playa

En eso que sonó el teléfono, ella alargó la mano y cogió el teléfono. Sí dígame , dijo Carmen. Ahhhhhh, sigue no pares, es mi marido ,dijo. Estuve tentado de ir tras ella, pero mejor me quedaba quieto ya había tenido bastante. Salió de la ducha, totalmente desnuda, se me acercó. Hasta las ocho que llegue mi marido puedo hacer cualquier cosa dijo Carmen. Yo agradecía las primeras y encajaba los segundos. Los merecía, hay mil maneras de herir a alguien. Las doradas se amontonaban a nuestro lado y la euforia me concedió una tregua. Nos bañamos, chapoteando entre las olas que nos lamían los pies, soportando el embate de las que rompían contra nuestros cuerpos.

Recibe nuestra Newsletter